Martes 30 de setiembre de 2014

Marcela Campos, esposa de Danny Carvajal: ‘Estaba en la gradería y no es bonito oír lo que le gritaron’

Por: Marcelo Poltronieri marcelo.poltronieri@nacion.com

Imagen sin titulo - GN
La cónyuge del guardameta se encontraba sola en la gradería sur del estadio Morera Soto, en el juego que los morados perdieron 1-0 contra Carmelita. ampliar
    •  

La pareja del guardameta morado contó la impotencia que sintió mientras la afición arremetía contra su cónyuge

Imagínese usted lo que puede significar estar viendo como cientos de personas insultan a su pareja y usted no poder decir ni hacer nada.

Eso mismo sintió el domingo Marcela Campos, esposa del portero del Saprissa, Danny Carvajal.

La cónyuge del guardameta se encontraba sola en la gradería sur del estadio Morera Soto, en el juego que los morados perdieron 1-0 contra Carmelita.

En ese partido, Carvajal se vio envuelto en un error junto con el defensor Keilor Soto, acción que la afición tibaseña no pasó por alto.

“Yo ayer (domingo) estaba en el estadio, estaba en la gradería y escuché lo que la gente le dice y no es bonito, uno quisiera que le dieran otra oportunidad, hasta yo me siento un poco desmotivada porque hay mucha gente que no lo conoce ni valora lo que él hace”, confesó Marcela Campos, esposa de Carvajal.

Por suerte, la pareja del saprissista no fue con el hijo de ambos, Samuel, para quien probablemente hubiese sido el doble de difícil escuchar lo que le decían al portero.

Samuel, de seis años, es un pequeñín que comenzó a motivarse con el fútbol, gracias a que su papá llegó a las filas moradas; sin embargo, no asistió ese día al estadio pues andaba con su abuelita.

Con nudo en la garganta y poniendo a prueba toda su paciencia, la pareja de Carvajal tuvo que aguantarse todo el sentimiento mientras los aficionados insultaban a su esposo por una jugada que, obviamente, no se hizo al propio.

Ese trato por parte de la feligresía tibaseña ha afectado el estado anímico de Carvajal, aseguró Campos.

“Lo he notado desanimado, pero él esta para grandes cosas porque aunque él sepa que lo pudo hacer mejor, a la vez sabe que va a mejorar. Siento que ese sentimiento es parte de cuando uno pasa por una situación difícil y del momento, pero también sé que él eso lo va a superar”, aseguró Campos.

Para Marcela, Danny es un gran profesional en lo que hace, pues ella conoce el gran esfuerzo que ha hecho su marido desde que tenía 15 años, mientras perseguía su sueño de ser un gran guardameta.

Por ese gran empeño es que su marido es apreciado por donde pase y eso es lo que tanto le duele a ella, que la afición no le de la oportunidad de brillar como lo ha hecho en el pasado con otros equipos.

“En San Carlos lo quieren mucho y lo ven como si fuera toda la vida de ahí, la gente lo estima mucho porque él allá siempre dio todo por el equipo”, añadió.

Consciente del mal momento, Campos se convierte en la sólida defensa que necesita Carvajal en estos momentos.

Para eso, lo blinda con comentarios de apoyo diario mientras las aguas vuelven a la normalidad.

“En las buenas y en las malas, a mí me gustaría entrar a la cancha, tomarlo de la mano para salir juntos porque yo siempre estoy muy orgullosa de él”, finalizó.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia Ahora: Marcela Campos, esposa de Danny Carvajal: ‘Estaba en la gradería y no es bonito oír lo que le gritaron’