Lunes 27 de octubre de 2014

Thais Alfaro decidió no más chismes ni fiestas

Por: Yollyhant Gómez yollyhant.gomez@nacion.com

Imagen sin titulo - GN
Hace cuatro meses, Alfaro empezó a trabajar en Buen Día; tiene 23 años. ampliar
    •  

Presentadora de ‘Buen Día’ dejó los espectáculos para estar más acorde con su vida espiritual

Hace seis meses tomó la decisión de dejar su trabajo en televisión, lo cual no fue nada fácil; sin embargo, Thais Alfaro no se arrepiente.

La joven comunicadora confirma que, en ese momento, Dios la respaldó y sin ningún tipo de presión dijo adiós a los chismes y espectáculos, sin imaginar que a los dos meses de estar desempleada formaría parte de Teletica nuevamente, pero de una manera diferente.

Ella es uno de los rostros más frescos de la revista matutina Buen Día ; cambió el periodismo farandulero, ya que no calzaba con sus creencias religiosas, ahora ejerce su profesión de una manera que, según señala, “la llena no solo espiritual, sino profesionalmente”.

¿Espiritualmente como ha sido el cambio de dejar los espectáculos para estar en Buen Día?

Yo nunca tuve que enfrentar situaciones donde yo dijera que me exponía, pero sí veía venir eventos o situaciones que no podía cubrir por mi relación con Dios, algunas fiestas o algún tipo de actividades que no podía hacer, sin sentirme mal al mismo tiempo. Sigo en la misma empresa, tengo una buena relación con mis antiguos jefes, pero este cambio me permite experimentar periodismo utilitario, casos interesantes. Decidí cambiar para sentirme mejor con las informaciones y también para aprender más.

¿Estar en Buen Día es estar bien con Dios?

Yo nunca perdí la paz, no me sentía sin paz, pero hubo un momento en que decidí dejar esa cobertura por otras más útiles y de servicio. Demostrar cosas que en espectáculos no se podía lograr.

¿No le gustaban los espectáculos?

Sí, claro que sí. Es un ambiente lindo, pero necesitaba ser consecuente con lo que hago porque soy líder en una iglesia. No puedo decirle a la gente que evite hacer cosas que yo tenía que hacer por trabajo.

¿No cree que eso pudo usarse positivamente?

Claro me he encontrado gente que me dice que esa decisión fue valiente, no era para que la aplaudieran, cuando tomé la decisión fue muy pensada. Tuve miedo, pero Dios ha sido bueno y me abrió otra vez la puerta, fue una prueba dura, pero me volvió a llevar a canal 7.

¿Cuánto tiempo le tomó llegar a decidirse?

Tres meses y no era que no iba con las creencias religiosas, sino con lo que sentía y vivía. No mentí, siempre fui sincera con lo que quería. No tenía una oferta laboral en ese momento, tengo la bendición de trabajar en una empresa importante, sigo siendo la misma, soy humana y mi relación con Dios es igual. No es que por estar fuera, pero ahora no más chismes ni más conciertos, y no hay que satanizarlo, pero hay que escuchar lo que dice el corazón dice.

¿Qué concepto tiene usted ahora de la farándula? ¿ La considera mala?

No veo que está mal. Es un trabajo como el que cubre política o economía, pero yo formo parte de una iglesia en donde pienso ciertas cosas, evito otras como ir a un casino o un bar. No soy quien para decir que esta mal, pero sé lo que está bien y lo que está mal.

¿A cuánto tiempo se dio la contratación en Buen Día?

Dos meses después de haber renunciado.

Salió de hacer farándula, pero ahora es parte de la farándula porque se le ha visto en varias actividades. ¿Ahora va a ser selectiva con su participación en eventos?

Por supuesto, porque no soy modelo. Por ejemplo, no modelaría ropa interior, pero sí me gusta participar en actividades bonitas, cuando se trata de causas benéficas. Me gusta colaborar y ser solidaria y, de paso, conocer una historia interesante.

¿Qué papel tiene dentro de la iglesia a la que asiste?

Tengo 12 años de ser cristiana y hace cuatro me dedico al liderazgo de jóvenes. He conocido gente de lugares marginados, algunos que han sido víctimas del alcoholismo, el narcotráfico y cuando veo que han dejado todo eso para entregarse a Dios y les va bien, me lleno de fuerza. Mi papel es de líder y tengo una célula (reunión) todos los martes. Participo en las actividades de la iglesia, estudiamos la biblia dos veces a la semana, procuro no dejarlo porque me satisface mucho.

“No soy santa, pero siempre busco ser mejor”.

Presentadora

Hace cuatro meses, Alfaro empezó a trabajar en Buen Día; tiene 23 años

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia Ahora: Thais Alfaro decidió no más chismes ni fiestas