Miércoles 27 de agosto de 2014

Jefe de sicarios de Escobar tiene luz verde para salir de prisión

John Jairo Velásquez dijo en el 2010 que tenía el sueño de vivir en Costa Rica.   | FOTO: ARCHIVO
John Jairo Velásquez dijo en el 2010 que tenía el sueño de vivir en Costa Rica. | FOTO: ARCHIVO ampliar
    •  

Abogado pagó fianza y la Fiscalía confirmó que Popeye no tiene ya deudas con la Justicia

EFE. La primera visita que John Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye , recibió el lunes fue la de su abogado.

Llegó a eso de las 9 de la mañana, estuvo hora y media con él y confirmó que se había consignado el dinero que el juez primero de ejecución de penas de Tunja le fijó como fianza: 9 millones de pesos.

“Está tranquilo. Quizás ha saludado al personal más que nunca. Hasta hizo chistes sobre su libertad”, dijo una fuente en la cárcel de alta seguridad de Cómbita, donde ha permanecido los últimos 12 años en una apartada celda.

Hasta el lunes, los principales trámites estaban listos, solo faltaba la firma de la boleta de libertad del juez y del Inpec. La Fiscalía, por su parte, confirmó que tras realizar una detallada revisión en todas sus seccionales concluyó que el exlugarteniente y exjefe de sicarios del extinto capo Pablo Escobar no tiene ningún requerimiento penal pendiente con la justicia. Además, una ambulancia llegó a la cárcel para hacerle el examen médico a Popeye , quien ha estado privado de la libertad 23 años.

De acuerdo con el Inpec, solo restaba la revisión de la hoja de vida. En el interior del penal, el área jurídica examinaba 10 carpetas, con cerca de 450 páginas cada una, con lo que ha sido la vida de Popeye en prisión. Se trata de una especie de diario en donde están reseñados el número de horas que redimió, con sus diferentes actividades, sus requerimientos judiciales y hasta cómo fue su comportamiento, explicaron voceros en el penal.

Entre tanto, en las afueras de la cárcel se mantenía la expectación por la salida de Velásquez.

Unos 50 periodistas se mantuvieron apostados en la parte externa del penal a la espera de captar las primeras imágenes.

Y el mismo Popeye , en diferentes entrevistas ha dicho que teme por su seguridad. Ayer le solicitó a las autoridades que lo resguarden en su viaje de Tunja a Bogotá.

¿En Costa Rica?

Popeye , quien se entregó en 1991, confesó 300 asesinatos cometidos directamente por él, y su participación en otros 3.000 y por lo menos 200 carros bomba con los que el cartel de Medellín arremetió contra el país. En el 2010 aseguró a la revista colombiana Don Juan, que en cuanto terminara su condena, pretendía establecerse en Costa Rica. “Quiero irme a Costa Rica y algún día salir a hacer mercado; vivir de un sueño o abrazar a mi hijo”, dijo.

“No creo que el Gobierno esté dispuesto a aceptar que esto se convierta en refugio de delincuentes. Yo no estaba enterado, pero como ministro me opondría rotundamente a que venga esa clase de visitante”, indicó el titular de Seguridad Pública de ese entonces, José María Tijerino.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia Ahora: Jefe de sicarios de Escobar tiene luz verde para salir de prisión