Jueves 13 de noviembre de 2014

Agua es trampa mortal para menores de edad

Por: Yariela Novo yariela.novo@nacion.com

Los rescatistas recomiendan preguntar cuán peligroso es el lugar  antes de ingresar.  |   FOTO: ARCHIVO
Los rescatistas recomiendan preguntar cuán peligroso es el lugar antes de ingresar. | FOTO: ARCHIVO ampliar
    •  

24 jóvenes y niños fallecieron el año pasado en ríos, playas y piscinas

De las 570 personas que murieron de forma accidental el año pasado, un 10% no alcanzaba la mayoría de edad. Este porcentaje representa 57 personas.

Estadísticas proporcionadas por el Departamento de Planificación del Poder Judicial muestran que, de esta última cifra, 24 fallecieron ahogadas en ríos, playas y piscinas.

Diez tenían entre 0 y 5 años; cinco eran niños con edades de 10 a 14 años; y ocho estaban entre los 15 y los 17.

La muerte accidental es la tercera más violenta en el país, superada por los accidentes de tránsito y los homicidios.

Papel de los padres

El jefe de la unidad acuática de la Cruz Roja, Juan Carlos Salas, explicó que la mayoría de estas emergencias en el agua son evitables, pues suceden por descuido de los padres.

“La gente no se quita de la cabeza el ‘a mí no me va a suceder’, pero en cuestión de segundos un niño puede morir ahogado. Los padres, cuando están en sitios recreativos, confían el cuidado de sus hijos a terceros, quienes a veces no están tan pendientes de ellos como lo haría el propio padre”, dijo Salas.

Los adolescentes y los adultos, por su parte, no preguntan qué sitios son aptos para bañarse, destacó el rescatista.

“Existen playas que son exclusivamente para surfear, pero los jóvenes ingresan sin conocer el lugar, y luego vienen las consecuencias”, agregó.

Las playas son, según criterio de los cruzrojistas, los lugares que mayor peligro representan para los menores de edad.

El presidente de la Asociación Nacional de Guardavidas de Costa Rica, Luis Hidalgo, explicó que los costarricenses ignoran las reglas básicas que pueden ayudar a prevenir la muerte de menores.

Una de sus críticas se dirige al decreto sobre el manejo de piscinas, la número 35309-S del Ministerio de Salud, en el cual se establece que las piscinas con una profundidad de 1,60 metros deben estar vigiladas por un salvavidas.

Para Hidalgo, un metro de profundidad es suficiente para que un niño muera ahogado.

“El reglamento actual es un riesgo. Los niños, adultos mayores y todos aquellos que no saben nadar están indefensos”, afirmó.

Hidalgo agregó que un 15% de los accidentes relacionados con el agua ocurren dentro de las viviendas.

“Hemos atendido accidentes en tinas de baño, tanques de agua y huecos que hacen las personas en zonas rurales para quemar basura y que con las lluvias se llenan. La gente deja de lado una serie de normas básicas”, lamentó.

El rescatista advirtió que en las tardes es cuando los menores corren mayor riesgo porque la atención de los padres disminuye.

Otros factores

El oceanógrafo Omar Lizano, quien labora para el Centro de Investigación en Ciencias del Mar de la Universidad de Costa Rica (Cimar), coincide en que uno de los detonantes para que ocurran muertes en el mar es el desconocimiento.

“La gente no se informa sobre las condiciones del oleaje y tampoco lee los rótulos”, comentó Lizano.

El experto indicó que en playa Jacó es donde muere más gente; y aunque es peligrosa, es adonde llega la mayor cantidad de visitantes.

Las playas más peligrosas en el Pacífico central están ubicadas desde Jacó hasta el sur de Dominical. Mientras, en el Pacífico norte, van desde playa Cuajiniquil hasta Cabo Blanco.

En el Caribe, las de cuidado son Puerto Viejo, Cahuita y Cocles. Esta última es la más peligrosa

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia Ahora: Agua es trampa mortal para menores de edad