Martes 11 de noviembre de 2014

Banhvi negocia compra de casas en estado deficiente

Por: Luis Ramírez luis.ramirez@nacion.com

El fin de semana anterior, el ministro de Vivienda, Rosendo Pujol, visitó Vistas del Golfo II para analizar las casas. |   FOTO : JULIO SEGURA.
El fin de semana anterior, el ministro de Vivienda, Rosendo Pujol, visitó Vistas del Golfo II para analizar las casas. | FOTO : JULIO SEGURA. ampliar
    •  

Departamento técnico pide a junta directiva aceptar viviendas de bien social con algunos imperfectos

El Banco Hipotecario de la Vivienda (Banhvi) se encuentra en negociaciones para la compra de 47 casas de interés social que presentan una serie de deficiencias.

Las viviendas, construidas por la Fundación Costa Rica-Canadá, están ubicadas en Puntarenas, en una ciudadela bautizada como Vistas del Golfo II, y consta de 152 soluciones habitacionales.

Se pagarían con bonos las primeras y luego se entraría en conversaciones para adquirir las restantes 105.

El Banhvi cancelaría por ellas hasta ¢517 millones, si la empresa acepta ¢11 millones por cada una.

La Fundación, no obstante, solicitaba ¢15 millones por casa.

“Estamos dispuestos a aceptar ese precio para concretar la compra de las viviendas”, dijo Juan José Umaña, gerente de la Fundación Costa Rica-Canadá.

El gerente general del Bahnvi, Luis Ángel Montoya, reconoció que este caso en particular es fuera de lo normal, “ya que (las casas) presentan una serie de irregularidades”.

Según supo Ahora y fue confirmado por Montoya, un informe del Departamento Técnico del Banhvi detalla 14 excepciones que se harían para la adquisición del proyecto Vistas del Golfo II.

De acuerdo con la solicitud, la Fundación Costa Rica-Canadá no tendría que suministrar una certificación sobre el cumplimiento con el Código de Instalaciones Hidráulicas y Sanitarias en Edificaciones relacionado con el sistema de aguas residuales; además, podría incumplir las características de diseño de los tanques sépticos y drenajes que son requeridos en el Reglamento de Construcciones.

También, en el informe técnico del Banhvi, se solicita aceptar el estado deficiente de la demarcación vial, las casas sin llave de chorro en las pilas y fregaderos, los juegos infantiles en el deficiente estado en el que se encuentran y las calles, las cuales muestran grietas. Se pide asimismo obviar recomendaciones hechas por entes externos sobre el estado de las viviendas, aceras y evaluación de seguimiento de daños por cambios de volumen en los terrenos, entre otras excepciones.

Montoya comentó que la decisión de compra de las viviendas por parte de la junta directiva del Banhvi tomará al menos un mes más.

El Banco está a la espera de otros estudios técnicos para determinar si las adquieren, agregó el gerente de la institución.

Conocen las excepciones

El gerente de la Fundación Costa Rica-Canadá dijo estar consciente de la lista de excepciones; sin embargo, aseguró que las deficiencias que se señalan son incorrectas y que le enviaron una carta al Banhvi en la cual refutan las imperfecciones.

“Yo le mandé una nota a la gerencia en la que aclaramos que no se está obviando nada de eso, eso es un criterio muy particular del jefe del departamento técnico”, expresó Umaña.

“Por ejemplo, nosotros creemos que las calles están bien para el tipo de urbanización que es. Si ellos nos dicen en qué está mal, estamos dispuestos a repararlas”, añadió.

El gerente de la Fundación afirmó que las deficiencias señaladas serían corregidas con el dinero de los bonos, es decir, una vez que el Banhvi les compre el proyecto.

Las viviendas fueron construidas hace tres años para entregárselas a un grupo de pescadores que invadieron un terreno cercano al manglar en Costa de Pájaros y fueron desalojados.

Desde entonces, la Fundación Costa Rica-Canadá ha entablado negociaciones con el Banhvi para que adquiera las viviendas. En el camino, se han presentado inconvenientes.

En el proceso de negociación, uno de los temas más discutidos ha sido la capacidad de infiltración de los terrenos de 100 casas.

Un informe del Colegio de Ingenieros y Arquitectos, además de otros pagados por la Fundación, señalan que los terrenos no requieren de tanques sépticos.

Si sucediera algún problema, la Fundación Costa Rica-Canadá se compromete a resolverlo.

Umaña dijo que para esto entregarán una garantía de ¢200 millones al Banco.

Infiltración

Capacidad: Uno de los criterios que se quieren obviar es la cantidad de personas que se toman para hacer las mediciones de infiltración de los terrenos. Mientras que la recomendación es que se haga el estudio a partir de seis personas, se quiere hacer con dos.

Pruebas: La Fundación Costa Rica-Canadá hará una prueba real con una vivienda habitada para medir la capacidad de infiltración.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia Ahora: Banhvi negocia compra de casas en estado deficiente