Sábado 30 de agosto de 2014

CCSS gasta ¢120 millones al año en reimpresión de ‘órdenes’

Por: Iván Fernández ivan.fernandez@nacion.com

    •  

Muchas personas acuden a los centros médicos sin tener cómo probar que están asegurados

Muchos la pierden, la rayan o entregan el original a bancos o financieras, y luego olvidan recogerla.

La orden patronal, uno de los documentos más importantes para recibir atención médica, es poco cuidada por los costarricenses.

Uno de los requisitos para concursar por el cargo de defensor de los Habitantes es no tener deudas con la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS); sin embargo, nueve de los 97 aspirantes las tenían. | FOTO: ARCHIVO
ampliar
La orden patronal, uno de los documentos más importantes para recibir atención médica. | FOTO: ARCHIVO

Esta desatención le genera a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) un gasto anual de ¢120 millones, confirmó Luis Bolaños, jefe de Facturación.

De acuerdo con María Muñoz, funcionaria del mismo departamento, la “orden” es el documento que la gente más olvida y esto ocasiona un trámite adicional: rastrear al asegurado en el sistema para saber si tiene derecho a ser atendido.

En casos extremos, le generará al paciente un cobro de la consulta y las respectivas idas y vueltas para pagar o pedir el retiro del cobro.

“Diariamente, la Caja recibe a personas que se presentan a sus citas sin ese documento o que se dirigen a las oficinas centrales de la institución para solicitar una reimpresión. Es lamentable el mal uso que muchos asegurados le dan”, agregó Bolaños.

Por otra parte, la dirección del Sicere sostiene que la mayoría de los costarricenses desconocen información importante de su orden patronal. Por ejemplo, si el documento contiene la leyenda “patrono moroso”, el asegurado corre el riesgo de no recibir atención médica para un hijo o él mismo de forma inmediata, por lo que conviene detenerse a estudiarlo y entenderlo.

Su orden patronal es más que números y letras:

LP: Significa “Lugar de pago”. El número impreso en este espacio indica el centro médico o médicos que le corresponden al afiliado. Ej. 1.123 es el código para los habitantes de la GAM. Alajuela se identifica con el 1.205; Cartago, con el 1.206, y Liberia, con el 1207.

Nombre del asegurado. Si el que aparece es distinto al de la cédula, tendrá problemas para recibir atención. El Ebáis deberá revisar la identidad de la persona.

Afiliado FCL: Indica la entidad que administra el fondo de pensiones del asegurado.

Afiliado FCPO: En este espacio, aparece el nombre del régimen obligatorio de pensiones complementarias del afiliado.

Validez: Fecha en que expira el derecho a recibir atención médica. Esto es importante cuando el asegurado ha cambiado de empleo o ha sido despedido del que tenía.

“Avisos importantes”: La Caja de Seguro Social se reserva este espacio para brindar información al asegurado. Será aquí donde se indique cuando el patrono está moroso. En caso contrario, la institución usará el espacio para dar un consejo, por ejemplo: “Cuídese del dengue”, o “Nunca comparta su clave con otra persona”.

Ocupación: Debe ser la ocupación exacta que desempeña el asegurado. Es información importante para detectar si el patrono reporta menos salario del que le deduce al trabajador, e incluso la profesión u oficio reportado por el patrono, y que puede convertirse en prueba en caso de que incumpla con el pago del salario mínimo. Por ejemplo, si el asegurado es jefe y en este apartado figura “asistente”, es señal de que la compañía engaña al sistema de salud y, por tanto, está afectando el monto de la futura pensión del empleado.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia Ahora: CCSS gasta ¢120 millones al año en reimpresión de ‘órdenes’