Viernes 29 de agosto de 2014

Informe de Solís queda en deuda como plan de trabajo

Por: Sofia Akepsimidis Sanchez sofia.akepsimidis@nacion.com Por: Yollyhant Gómez yollyhant.gomez@nacion.com

En los primeros minutos de su presentación, el mandatario destacó     “obstáculos”, “resistencias” que dice haber encontrado en estos días de trabajo .  |   FOTO :EYLEEN VARGAS
En los primeros minutos de su presentación, el mandatario destacó “obstáculos”, “resistencias” que dice haber encontrado en estos días de trabajo . | FOTO :EYLEEN VARGAS ampliar
    •  

Basó la mayor parte del discurso en hacer un recuento de lo hecho en administraciones anteriores

En la presentación del informe, anoche en el Teatro Melico Salazar, el presidente, Luis Guillermo Solís, pretendió, según dijo, no solo “informar” lo que ha hecho, sino también dar a conocer el plan de lo que se propone hacer en los restantes 45 meses. Fue, sin embargo, más de lo primero que de lo segundo.

Para el analista político, Rotsay Rosales, fue un informe congruente con el discurso que ha usado desde la campaña de apelar a la emotividad de la ciudadanía.

No obstante, opinó, Solís debe dejar ese discurso, “evolucionar” y emprender acciones.

El jefe de fracción del Movimiento Libertario, Otto Guevara, aseveró que es hora de que se defina la ruta para bajar el desempleo y las tarifas de luz.

“La campaña ya pasó”, agregó el legislador.

Promesas

Después de hacer un extenso recorrido por las denuncias que su administración ha hecho a lo largo de estos 100 días, de supuestos hechos de corrupción en el Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz, los ministerios de Educación Pública, Trabajo, Agricultura y la misma Casa Presidencial, dijo que “en el transcurso de su administración” creará una Plataforma de Transparencia Gubernamental, por medio de la cual toda persona tendrá fácil acceso a cualquier tipo de información pública.

En cuanto a políticas económicas, sobre el déficit fiscal aseveró que seguirán las acciones emprendidas por el ministro de Hacienda para mejorar la recaudación de impuestos e incrementarla en un 14%.

Solís manifestó que envió un proyecto de ley contra la evasión fiscal, y dijo que pronto enviará otro anticontrabando, el cual recogerá las propuestas del sector privado.

Destacó el desarrollo de un sistema de seguimiento de los ingresos y gastos del Presupuesto Nacional y la utilización de los datos de la Tesorería Nacional para detectar las compras de los ministerios para relacionarlas con el pago del impuesto sobre la renta.

Dijo que no apostará por los “paquetazos” fiscales, sino por una “reforma integral paulatina, que no frene el crecimiento económico”. Afirmó que la migración del impuesto de ventas al IVA, y las reformas al impuesto sobre la renta para introducir la renta global, “vendrán después”.

Para combatir el déficit, aseguró que ya comenzaron a realizar acciones de contención del gasto público, como congelar el 85% de las plazas que están vacantes en el Estado, hacer valer una ley que no se cumplía desde hace 16 años mediante la cual puso tope a las pensiones de lujo con cargo al Presupuesto Nacional.

Con el recorte en viajes, disminución de consultorías y menos gasto en eventos, prometió que recortarían ¢20.000 millones.

Aseguró que la ruta para abatir el déficit fiscal es mediante el aumento de la producción nacional y la competitividad.

Pidió a las Cámaras relanzar el Consejo de Competitividad, como el escenario donde habrá que concretarse los acuerdos entre el sector público y el privado para aumentar la producción nacional.

Solís ve como un logro de su gobierno, el haber promovido una mayor estabilidad en el tipo de cambio. Sobre la seguridad, dijo que seguirán los operativos de la Policía de Control Fiscal, en asocio con la Fuerza Pública.

El mandatario reiteró su promesa de crear al menos 217.000 nuevos empleos en los próximos cuatro años y el fortalecimiento y promoción de las pequeñas empresas.

Prometió acelerar la ejecución de 19 proyectos de obra pública, tales como aeropuertos, carreteras, agua y saneamiento, aduanas y unidades productoras carcelarias para las cuales, afirmó, el país tiene aprobados más de $2.100 millones, incluido algún préstamo con más de diez años de aprobado. La inversión de estos recursos representaría, calculó el mandatario, un aumento de la producción nacional de un 2%.

En cuanto a la reorientación del gasto público, recordó que en coordinación con el IMAS y la CCSS aumentó en 15.000 personas la cobertura de pensiones del régimen no contributivo, y se comprometió a incrementar ese número conforme crezca la producción.

Mencionó el alto costo de la luz y los combustibles y afirmó que la discusión comenzaría el primero de setiembre y duraría 18 meses.

Después de pedir como en el primer día de su administración que lo dejen gobernar, aseveró que se han iniciado las mesas de trabajo y se han establecido diálogos sectoriales en diferentes temas de agenda nacional, y que “pronto” estarán en pleno funcionamiento todos los consejos presidenciales previstos por ley y extendió una invitación a los jefes de fracción y a los comités ejecutivos de dichos partidos para que en el marco de las celebración del 15 de setiembre se reúnan en la Casa Presidencial.

La organización del encuentro le corresponderá al ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia Ahora: Informe de Solís queda en deuda como plan de trabajo