Domingo 24 de agosto de 2014

Madera y pintura afectan salud de artesanos de Sarchí

Por: Sofia Akepsimidis Sanchez sofia.akepsimidis@nacion.com Por: Noelia Esquivel

Imagen sin titulo - GN
Los artesanos utilizan pintura de aceite disuelta en gasolina para decorar carretas. ampliar
    •  

Cantidad de casos disminuyeron gracias a un plan de Salud, pero repuntaron en el 2012

Pobladores de Sarchí de Valverde Vega sufren de males respiratorios por la exposición a los materiales que utilizan los artesanos de la zona.

La pintura, el polvo y el aserrín son algunos factores por los cuales el Área de Salud del cantón ha atendido a 1.827 personas con problemas respiratorios, a junio de este año.

Francisco Salazar tiene su fábrica de ebanistería desde hace 33 años a la par de la casa de su hermana, y admite que ella padece de ahogamiento y que su mamá, quien residía con su hermana, sufría de alergias, asma y tos, y consecuentemente un paro cardiorrespiratorio le causó la muerte en el 2013.

Salazar asegura que la utilización de las lacas es otro de los factores agravantes para los fabricantes y vecinos, debido a la intensidad de químicos.

El problema de salud, sin embargo, no es nuevo. En el mismo periodo, en el 2008, la clínica local dio atención a 2.173 pacientes con problemas por bronquitis o asma y al cierre de ese año, la clínica registró 9.748 casos de problemas respiratorios y fue la segunda causa de muerte en el cantón. La cantidad de fallecidos por dichos males en ese año fue superada únicamente por los ataques cardiacos.

Alarmadas por las cifras, las autoridades de Salud iniciaron entonces un plan táctico de cinco años, en el cual especialistas explicaron a vecinos, ebanistas y artesanos sobre las enfermedades respiratorias, su prevención y prácticas saludables.

Para el 2011, las cifras de enfermedades respiratorias disminuyeron; sin embargo, en el 2012 los casos repuntaron de nuevo.

La preocupación continúa, pues solo 41 talleres de los 110 registrados con patentes municipales poseen los permisos de funcionamiento del Ministerio de Salud.

Darío Solano, delegado ambiental del Área Rectora de Salud, aseveró que las denuncias ciudadanas son una forma para darse cuenta de fábricas clandestinas; no obstante, no son tan comunes.

“Siempre hay algunos talleres que están ocultos detrás de una casa”, señaló Ronald González, encargado del departamento de patentes de la Municipalidad de Valverde Vega.

Casos preocupantes

El artesano Wilson Bonilla, quien fabrica artesanías desde hace de 22 años, afirma estar teniendo algunos problemas en las vías respiratorias, como irritación constante en la nariz y garganta mientras pinta.

Bonilla divide sus días de trabajo entre la fábrica de carretas Joaquín Chaverri y su casa, donde es decorador.

Las jornadas del artesano rondan entre 12 y 14 horas diarias.

“Cuando trabajo en mi casa, como es más cerrado, se me irrita la nariz. A uno le recomiendan usar mascarilla, pero a veces es muy incómodo, ni yo ni mis compañeros la usamos”, alegó Bonilla .

Como parte del plan táctico, los Ebáis del cantón insisten en las charlas, para crear conciencia entre los artesanos y evitarles el padecimiento de males respiratorios.

Los talleres, por ejemplo, deben estar ubicados fuera del distrito central, para evitar la afectación de quienes viven en residenciales.

Además, el taller debe cumplir ciertas condiciones que permitan el funcionamiento salubre, como espacios amplios y ventilación.

La causa

Isaac Céspedes y Wilson Bonilla, quienes se dedican a la artesanía en el cantón de Valverde Vega, sufren por irritación nasal y de la piel. Ambos utilizan gasolina para disolver las pinturas de aceite que usan para pintar sus artesanías, especialmente las carretas.

“Normalmente se disuelve con gasolina por ser más económico, pero el olor se hace más fuerte”, afirmó Céspedes.

Según la médica Ana Balbina Sánchez, los pintores podrían desarrollar enfermedades pulmonares crónicas por inhalar gasolina durante tanto tiempo.

“Si no se utiliza la cantidad adecuada y no se protege, la persona puede intoxicarse y esto le provocaría cuadros de asma y vértigo, por ejemplo”, señaló Sánchez.

Bonilla asegura que ni el ni sus compañeros utilizan mascarillas por ser “incómodo”.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia Ahora: Madera y pintura afectan salud de artesanos de Sarchí