Jueves 24 de julio de 2014

Dos mujeres quieren ser defensoras

Por: Sofia Akepsimidis Sanchez sofia.akepsimidis@nacion.com

    •  

Joven de 34 años también concursará por el cargo

Una maestra y una economista son las dos primeras mujeres en postularse para ser la próxima Defensora de los Habitantes.

Se trata de la educadora Elena Gómez y Rosa María Vindas, ambas presentaron ayer los atestados necesarios a la Comisión de Nombramientos de la Asamblea Legislativa, y dicen estar capacitadas para ejercer el cargo que Ofelia Taitelbaum dejó vacante el pasado 7 de agosto después de renunciar.

Experiencia en las aulas.

Tanto Gómez como Vindas, coinciden en la edad, 49 años, como en el hecho de contar con una amplia experiencia en las aulas.

Aunque en la actualidad se encuentra desempleada, Gómez, se ha dedicado a la enseñanza especial desde 2006, y como maestra de primaria desde el 2000 en distintos centros educativos del Ministerio de Educación Pública (MEP).

Gómez asegura no ser seguidora de ningún partido político.

“Tengo la esperanza de que los diputados puedan ser acertados en la elección, que recuerden que la persona elegida debe trabajar por los derechos de los seres humanos sin distingo alguno”, afirmó.

Entre tanto, Vindas, es economista y durante más de dos décadas fue docente en la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

En la actualidad se desempeña como directora de recursos humanos en el mismo centro.

A diferencia de Gómez, ha estado más cerca de la política. Del 1999 al 2006 figuró como asesora administrativa en la Asamblea Legislativa, en 2009 como aspirante diputadil por la Unidad Social Cristiana (PUSC), y en el 2012 en la Contraloría General de la República (CGR),

“Quiero conseguir el puesto para que los costarricenses retomen la credibilidad en la institución”, dijo.

El más joven.

Otro pretendiente es Esteban Ulloa, quien a sus 34 años asegura estar capacitado a ejercer el cargo.

Ulloa actualmente es terapeuta ocupacional en el Hospital Psiquiátrico, y afirma que su experiencia en el trato con las personas le ha permitido conocer sus necesidades.

“Quiero conseguir el puesto sin politiquería, para que los costarricenses retomen la credibilidad en la institución (Defensoría)".

“Considero que tengo todo el potencial para llegar a hacer cambios y proponer proyectos que pueden ayudar al pueblo de Costa Rica".

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia Ahora: Dos mujeres quieren ser defensoras