Sábado 15 de noviembre de 2014

Francisco Segura: ‘Me impresionan los casos donde hay niños fallecidos’

Por: Yariela Novo yariela.novo@nacion.com

JOSÉ CORDERO
Francisco Segura, director del Organismo de Investigación Judicial. JOSÉ CORDERO ampliar
    •  

Francisco Segura, director del Organismo de Investigación Judicial, habla sobre su vida y las situaciones que han marcado su carrera

Aunque su vida ha estado ligada a hechos violentos o de muerte, el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Francisco Segura, mantiene intacta su sensibilidad y afirma que le cuesta asimilar los casos en los que están involucrados los menores de edad.

Uno de ellos, recordó, durante este entrevista en su oficina rodeada de algunas colecciones de tazas policiales, relojes y una pista de carros que le regalaron cuando era niño, fue el de un menor fallecido en un accidente de tránsito en los años ochenta. El jefe policial confiesa que, de los sucesos más recientes, la desaparición de Yerelín Guzmán, seis años, en Heredia, no lo deja dormir.

¿Cómo fue el primer caso que lo ha afectado emocionalmente?

Fue un accidente de tránsito. El niño se salió por la ventana después de que chocó el carro en el que viajaba con los papás. En ese entonces, no existían los bústeres y el mismo carro lo mató.

Antes de entrar al OIJ, colaboré un tiempo con la Cruz Roja, entonces estaba acostumbrado a ver sangre y muertos. Pero no dejan de impresionarme los niños fallecidos, después de nacer mi hija me volví más sensible a estas situaciones.

¿Existe alguna situación laboral que usted diga: no me deja dormir, me tiene inquieto?

Uf (suspira)... montones, una de ellas es lo que sucede en Limón, y hay más casos, como el de Yerelín, porque no se sabe nada de la niña. No dejo de pensar en esto, pienso en mi hija y me pongo en la situación de los padres y es sumamente frustrante.

¿Ha sido un reto difícil asumir la dirección del OIJ?

Cuando estaba a la par del director (Jorge Rojas) como subdirector era muy fácil, porque si yo tenía una duda iba y le preguntaba. Pero ahora, si tengo una duda, ¿a quién voy a preguntarle? Aquí hay que pelear por el personal y por la falta de presupuesto. La legislación está atrasada y los casos son cada vez más complejos. Uno quisiera hacer muchas cosas, pero no se puede, estamos en un marco legal muy estricto.

¿Se considera un buen jefe?

Soy una persona con la que los empleados pueden hablar; un jefe que trata a las personas decentemente. No me gusta gritarle a nadie porque a mí tampoco me gusta que me griten. Si yo tuviera algún problema con un empleado, lo llamo y hablamos del problema.

¿Qué le genera satisfacción en el trabajo?

Yo entro a trabajar a las 6:30 a.m. y salgo a las 7 p. m. Me encanta tener las cosas al día.

¿Ha sido amenazado?

En lo absoluto... Yo he metido gente a la cárcel, he arrestado personas, he investigado casos, pero nunca de manera injusta. Nunca he recibido una amenaza.

Mas allá del funcionario

Nació en 1961 en Guadalupe, entre juegos de trompos, rayuela y patinetas, perdí a mi madre cuando tenía apenas cinco años.

“Mi mamá murió y quedé al cuido de una tía y mi papá. Todos los días andaba jugando en la calle con mis amigos.

¿Era un niño tranquilo?

No, no; yo nunca he sido tranquilo. Entre mis anécdotas, recuerdo que participé en un campeonato de ‘yoyo’ de la Coca- Cola. No era muy bueno, pero gané una insignia por hacer todos los trucos.

¿Pasó situaciones difíciles?

Una de ellas fue la muerte de mi madre. Es duro criarse sin mamá, aunque me crió mi tía, es diferente el cariño... Hay situaciones muy difíciles. Una vez jugando con unos compañeros me fracturé el brazo en cuatro partes y tuvieron que darme rehabilitación por cuatro meses, tenía unos 16 años.

¿Cómo se describe?

¿Yo? Soy una persona tranquila, normal, sin ansias de poder. Con los pies en la tierra, no me creo más que nadie. Yo quisiera que todo mundo me viera como una persona común y corriente, porque eso es lo que soy.

¿Cuesta que lo vean así?

Si, la fama que le dan ustedes a uno es terrible. Además, se pierde la privacidad, la gente me ve muy familiar y como amigo de todo mundo. Hasta me saludan de manera muy simpática, a mí eso no me molesta.

¿Tiene algún pasatiempo?

Me gusta ver televisión y no veo noticias por que uno las vive todo el tiempo. Sobretodo las películas de ciencia ficción. No soy muy aficionada a las series, tampoco uso las redes sociales, yo me hice muy viejo. A mí no me atrapó la tecnología. Lo más moderno que tengo es un iPhone con música vieja.

Nunca me imaginé que llegaría a dirigir el OIJ; sin embargo, las circunstancias y la experiencia lo llevaron al puesto.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia Ahora: Francisco Segura: ‘Me impresionan los casos donde hay niños fallecidos’