Lunes 27 de octubre de 2014

Gatos adorables, pero obesos

Por: Jasson Clarke jasson.clarke@nacion.com

    •  

Un gato gordo puede parecer muy adorable e inspirar sentimientos de mucha ternura, pero lo cierto es que, al igual que en los humanos, el sobrepeso es perjudicial para su estado físico.

La obesidad en los gatos es un problema muy común, porque generalmente   estas mascotas no tienen mucha  actividad física.  | FOTO: PIXABAY
ampliar
La obesidad en los gatos es un problema muy común, porque generalmente estas mascotas no tienen mucha actividad física. | FOTO: PIXABAY

Dos factores suelen ser los principales causantes de esta condición: la mala alimentación y un bajo nivel de actividad física, explica el veterinario Darwin Kaminsky.

Una solución para ello es comprarles un gimnasio para gatos. Estos consisten en escaleras y plataformas de varios niveles, que obliga al felino a trepar y saltar por él.

Otra medida muy útil es el uso de juguetes con menta de gato, una planta que despide un olor a menta y es irresistible para los felinos, y difícilmente pueden evitar perseguir los productos que la contienen.

Algunos también se divierten persiguiendo punteros láser, intentando atrapar la luz roja.

Junto con estas medidas, se debe procurar mejorar su alimentación, al evitar darles comida para humanos y poniéndolos a dieta.

¿Está gordo?

Aunque dé la apariencia de estar muy sano, un gato con sobrepeso puede padecer de problemas en las articulaciones. Para saber si un gato tiene sobrepeso, basta con intentar sentir sus costillas. Si hay una pequeña capa de grasa encima, él está normal. Si hay que presionar fuerte para sentirlas, y además no tiene “cintura”, tiene un exceso de peso.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia Ahora: Gatos adorables, pero obesos