Lunes 27 de octubre de 2014

Comer sano, rico y barato sí es posible

Por: Jasson Clarke jasson.clarke@nacion.com

La Academia de Nutrición y Dietistas recomienda procurar que gran parte de las comidas sean preparadas en casa, pues facilita el control de porciones y nutrientes. | FOTO:ALBERT MARÍN
La Academia de Nutrición y Dietistas recomienda procurar que gran parte de las comidas sean preparadas en casa, pues facilita el control de porciones y nutrientes. | FOTO:ALBERT MARÍN ampliar
    •  

Planificar los menús y optar por la variedad son las claves

Comer de forma nutritiva, deliciosa y variada sí es posible con un presupuesto limitado. La Academia de Nutrición y Dietistas de Estados Unidos (AND) promueve de esta manera el que las personas adopten hábitos de alimentación más saludables.

La nutricionista costarricense Mayra García concuerda con la propuesta, señalando que con un poco de planificación, selectividad y cuidado, toda persona puede disfrutar de menús sanos y deliciosos.

Para ello, recomienda comenzar definiendo el dinero que se destinará a la alimentación por semana, quincena o mes.

A partir de allí, se puede crear un menú de comidas y bebidas variadas para todo el mismo período.

La AND recuerda incluir también los tiempos de merienda dentro de esa planificación para evitar recurrir a golosinas.

“De esa forma evitamos comer en exceso y gastar de más cuando el hambre nos ataca fuera de los horarios de alimentación, y al mismo tiempo nos da la opción de consumir comida saludable y preparada en nuestro propio hogar”, explica García.

Ella apunta que las comidas preparadas en casa significarán un gran ahorro en alimentación.

Atención a las compras

Comprar frutas y verduras de temporada en la feria del agricultor también baja los costos.

Allí además se puede encontrar una gran variedad de productos, algunos con los que quizás no se estaba familiarizado. Los productores pueden proveer consejos de cómo prepararlos de la mejor forma.

Según la AND, se debe ir al supermercado con la lista de compras en mano y procurando adquirir en variedad, pues no hay comida buena ni mala, todo está en comer de forma balanceada.

“En el supermercado podemos aprovechar para analizar las opciones que más nos convienen. Además, debemos tratar de estacionar el carro lo más lejos posible de la entrada para ejercitarnos y prevenir la obesidad”, aconseja García.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia Ahora: Comer sano, rico y barato sí es posible