Miércoles 30 de julio de 2014

‘Yo tenía derecho a decir que no sin sentirme mal’

Por: Andreas Cordero andreas.cordero@nacion.com

    •  

Priscilla Quirós, la jueza que denunció al exmagistrado Óscar González, cuenta las dificultades y motivaciones del proceso que concluyó esta semana

La vida de la jueza Priscilla Quirós transcurría con normalidad hasta que dijo ¡no!, y, pasaron por alto su decisión. Ella denunció al exmagistrado Óscar González por supuesto acoso sexual y, en el 2011, inició un duro y largo proceso que ella resume como la época más difícil de toda su vida. Quirós nos contó las experiencias de estos años de lucha por su honor, tranquilidad y dignidad como persona.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Priscilla Quirós, la jueza que denunció al exmagistrado Óscar González.

Después que se dio a conocer la denuncia por supuesto acoso sexual que interpuso contra González, ¿en qué cambió en su vida ?

Fue muy duro, tuve que aceptar y entender que yo tenía derecho a decir que no sin sentirme mal por eso, y que no tenía que ponerle atención a lo que la gente pensara o fuera a decir sobre mí.

¿Cómo logró superar esos días de duda y cuestionamientos que se hacían contra usted?

Siempre pensaba que yo merecía una vida mejor, sin agresión y sin violencia. Pensé muchas veces que el pasado no era peso suficiente para doblegarme y someterme en una vida de dolor. En el camino aprendí que tenía que seguir confiando en mí misma y en el valor que tenía como persona.

¿En algún momento pensó abandonar la lucha?

Hay días buenos y días malos, estuve expuesta a muchos cambios de ánimo. A veces no quería ni levantarme, pero cuando me sentía flaquear, mi mamá y mi familia me daban ánimo instándome a seguir sin dar marcha atrás.

Mientras se avanzaba el proceso de la denuncia, ¿tuvo que trabajar cerca del exmagistrado?

Sí, por algún tiempo. Pero él no tenía que ver directamente conmigo, aunque algunos permisos y documentos que me tocaba hacer, él los tenía que revisar.

¿En algún momento tuvo que hablarle o relacionarse con él ?

A él se le dictaron medidas cautelares y tenía prohibido acercarse a mi persona. Un día iba a subir en el mismo ascensor en el que yo iba y tuve que indicarle al defensor público de González que él debía bajarse. Fue un momento incómodo, pero me mantuve firme y ejercí mis derechos. Él (Óscar González) tiene que aprender a respetar los límites de los demás.

¿Quién estuvo a su lado para ayudarla a enfrentar este proceso?

Mi familia ha estado siempre a mi lado. Pero también requerí de ayuda profesional, entre ellos un psicólogo, un psiquiatra y en la secretaría técnica de la mujer también me apoyaron. Una no puede salir sola de una situación tan delicada como esta, se necesita apoyo para rehabilitarse y sobrevivir.

¿Cuál ha sido su mayor reflexión de todo esto?

A veces he pensado que no debí haberme metido por esta avenida tan complicada. Ha sido la época más difícil de toda mi vida. Pero hay que tomar decisiones, a veces son muy duras, pero uno debe mantenerse firme en lo cree que es lo correcto y mejor para su vida.

¿Qué sigue de ahora en adelante, tomando en cuenta la destitución de González?

Sigo en pie de lucha y trabajando, con muchos proyectos personales y profesionales.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia Ahora: ‘Yo tenía derecho a decir que no sin sentirme mal’