Jueves 30 de octubre de 2014

Cada tico consume unos 200 litros de leche al año

Por: Jasson Clarke jasson.clarke@nacion.com

La leche es una fuente importante de calcio, proteína y vitaminas A, D, E y K, importantes para el buen funcionamiento del organismo.  |   FOTO: THINKSTOCK
La leche es una fuente importante de calcio, proteína y vitaminas A, D, E y K, importantes para el buen funcionamiento del organismo. | FOTO: THINKSTOCK ampliar
    •  

Para cada necesidad, existe una variedad específica

Un informe de la Federación Panamericana de Lechería revela que cada tico consume, en promedio, 200 litros de leche al año. Por años, este producto se ha asociado con la buena salud, pues contiene gran cantidad de vitaminas y minerales, así como otros nutrientes que favorecen el bienestar físico.

Milagro Mora, nutricionista, explica que la leche comercial pasa por un proceso de pasteurización mediante el cual se asegura que sus propiedades no se vean disminuidas. Es decir, sus nutrientes permanecen en un balance ideal para ayudar al organismo a que se dé una buena absorción.

“Hay estudios que indican que el consumo regular de lácteos, como parte de una alimentación saludable, trae muchos beneficios. Por ejemplo, ingerir dos productos derivados al día puede ayudar a disminuir la presión arterial y a prevenir la diabetes”, detalla Mora.

Una para cada quien

Actualmente, existen distintas variedades de leche para las necesidades de cada persona.

La mayor parte de la gente se puede beneficiar con la leche semidescremada, que tiene un 2% de grasa. Aquellos que buscan controlar su peso, así como las personas diabéticas, que necesitan moderar su ingesta de grasa, deben optar por la leche descremada, que posee un 0% de grasa.

“La leche entera, con un 3,5% e grasa, es para quienes requieren una alta ingesta calórica. Es el caso de los que sufren un proceso de desnutrición y necesitan recuperar peso, de niños melindrosos que se resisten a comer o incluso de algunos deportistas”, precisa Mora.

Suele pasar que, con la edad, algunas personas descubren que ya no pueden tomar leche como lo hacían antes, pues les causa malestar estomacal.

Según la Clínica Mayo, en Estados Unidos, la intolerancia a la lactosa puede darse cuando la persona ha disminuido su consumo de leche por mucho tiempo, con lo cual el organismo se desacostumbra a procesar la lactosa.

La intolerancia se manifiesta de 30 minutos a una hora después de haber consumido el lácteo. Generalmente, produce hinchazón abdominal, gases y, a veces, diarrea. A ellos, la leche deslactosada les puede dar los mismos beneficios de la leche normal, pero sin los citados efectos molestos.

De otras fuentes

Hoy se consiguen en el mercado muchos tipos de leche, aparte de la de vaca.

La de búfalo, por ejemplo, le dará un poco más de grasa que la leche entera de vaca. Por su parte, la de cabra se ubica entre la semidescremada y la entera.

Las variedades de fuente vegetal, aunque no se pueden considerar leches, son una opción para quienes deciden no ingerir productos de origen animal. Con los procesos de fortificación, estas bebidas pueden brindar similares cantidades de nutrientes que la leche animal.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia Ahora: Cada tico consume unos 200 litros de leche al año