Lunes 27 de octubre de 2014

La obsesión se camufla entre demasiados ‘te amo’

Por: Jasson Clarke jasson.clarke@nacion.com

FOTO : THINKSTOCK
Un “te amo” por mensaje de texto y, 15 minutos después, un “no dejo de pensar en vos” es característico de las llamadas personas “intensas”. FOTO : THINKSTOCK ampliar
    •  

En lugar de confrontar, es mejor que ambos traten de comprender el porqué de esta actitud

Un “te amo” por mensaje de texto y, 15 minutos después, un “no dejo de pensar en vos” es característico de las llamadas personas “intensas”.

“¿Qué estás haciendo?”, “¿En qué pensás?” y un exceso de “¿Me amás?” es muestra de tener dominado el arte de la manipulación encubierta.

Detrás de todos esos mensajes de amor y llamadas constantes, se esconde una persona que quiere controlar la vida de la pareja, asegura la psicóloga Eugenia Ocampo.

“Puede existir una compulsión, una obsesión, o una inseguridad que es patológica. Es tóxica: llega el momento en que te asfixia, te intoxicás de la otra persona. Termina siendo demasiado porque no hay un balance en la relación, sino que se trata de llenar un vacío con la otra persona”, dice Ocampo.

Aunque al principio de la relación tanta atención puede resultar halagadora y enternecedora, con el tiempo empalaga y preocupa.

“Por más linda que sea la cosa, mucha miel empalaga, y no se logra conciliar una relación que se está refrescando constantemente, y que fluya en ambos sentidos”, explica la psicóloga.

La consejera matrimonial Denise Rogers dice que esta conducta, lejos de ser muestra de preocupación por la otra persona, es la externalización sutil de querer controlar a la pareja.

“De alguna manera, con todos estos mensajes se está buscando ‘seguirle el rastro’ a la persona. Como asegurarse, de cierto modo, que siempre esté pensando en uno y lo tenga presente a todo momento”, dice Rogers.

En lugar de confrontar a la persona demasiado “intensa”, lo más recomendable es explorar las causas de su comportamiento, dice Ocampo.

“Lo primero es ser claros y poder decir las cosas. Hablarlo desde el principio con otras personas es un error. La primera persona con la que tengo que conversar es con la pareja”, aconseja la psicóloga.

Además, es importante no exigir que se detenga el comportamiento, sino preguntarle por qué hace lo que hace, reafirmarle que no hay razón para desconfiar, y pedirle espacio y respeto de manera positiva, afirma Rogers.

Señales

Se enojan cuando la pareja no les contesta una llamada telefónica.

No les gusta que su pareja salga sin él o sin ella, y actúa como si le estuvieran ignorando.

Suelen aparecer de sorpresa en el trabajo, en salidas con los amigos o en la casa.

Siempre preguntan si son amadas o si están pensando en ellas.

Hacen planes para pasar juntos antes de que la pareja tenga la oportunidad de hacerlos con otros seres queridos.

Fuente: Denise Rogers.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia Ahora: La obsesión se camufla entre demasiados ‘te amo’